lunes, 30 de junio de 2014

Mi hermana Angelita

Mi hermana nació el 10-1-75 en Cádiz, tenia una mancha de nacimiento en un muslo muy grande, color café. Durante las 20 horas que duró, la paseaban las enfermeras por la planta para enseñarla. Durante la noche la niña murió supuestamente. Nadie pudo ver su cuerpo, sólo un bulto vendado que no quisieron destapar, el hospital se encargó del entierro y en los papeles que años después hemos podido conseguir vienen tres causas de muerte: prematuriedad, macerado e insuficiencia cardiorespiratoria, además de poner que nació con 7 meses de gestación en vez de con 9, pues el embarazo llegó a termino. ¿Murió realmente? ¿Por qué no enseñaron el cuerpo? ¿Por qué tres causas de muerte? ¿Por qué no hay papeles del ingreso en el hospital? ¿Qué querían tapar una negligencia, un robo? Llevamos muchos años deseando saber la verdad, cuando podamos desenterrarla de una sepultura común lo sabremos ...

Mi cuadro de búsqueda


Otra denuncia eleva a seis los casos de supuestos bebés muertos en Cádiz

(NOTICIA DE 2010)
Una isleña denuncia que su hermana nació a término en 1975 y horas después a su madre le dijeron que había muerto; en el Registro figura que era prematura
ROSA ROMERO / CÁDIZ | ACTUALIZADO 28.05.2010 - 10:24
zoom
Chary, con uno de sus hermanos, con papeles del extraño caso, en su casa, en San Fernando.
La iban a llamar María de los Ángeles. Era la tercera hija de un matrimonio residente en San Fernando que con premura se desplazó hasta Cádiz para el alumbramiento, en enero de 1975, cuando el franquismo daba sus últimas boqueadas. La pequeña tenía prisa por nacer. Su cabecita ya asomaba. Horas después, les dijeron que había muerto. Hoy, su hermana denuncia que aquello fue muy raro, que había nacido sana, gordita, tras los aconsejables nueve meses de gestación, y, extrañamente, en los papeles oficiales de la época se recoge que era prematura.

María del Rosario Herrera González ha unido su voz a las de los familiares de los cinco casos de bebés supuestamente nacidos muertos en La Línea , que ha venido publicando Europa Sur, cuyos fallecimientos no figuran en ningún documento oficial. Tampoco en ninguna losa del cementerio.

El caso de la hermana de María del Rosario, Chari, tiene bastantes similitudes. Demasiadas coincidencias y demasiadas lagunas. Como para no poder dejarlo pasar. Como para emprender una batalla que ya la ha llevado a contactar con numerosas personas de toda España que, como ella y como los casos de La línea, creen que aquellos bebés en realidad nunca murieron.

Su madre no quiere ni oír hablar de aquello. Hoy, 35 años después, aún siente un dolor tremendo. Pero Chari, la única niña entre cinco hermanos (ella nació justo un año después de su hermana, ha crecido siempre con la duda. Con la duda y con la certidumbre de que por ahí, en algún lugar, tenía una hermana viva. "Eso es lo que siempre nos decía nuestro padre. Y que, cuando fuéramos mayores, que lo investigáramos". Y eso es lo que ha hecho.

Relata que su hermana nació el 10 de enero de 1975 a las 7:45 horas en la clínica San Rafael (la residencia Fernando Zamacola estaba en obras, y la clínica privada había cedido parte de sus instalaciones a la Seguridad Social). "A mi madre la parteó una enfermera en una habitación de la quinta planta porque la niña venía con la cabeza fuera y no dio tiempo de subir a paritorio", apunta con emoción. Su hermana "nació viva, gordita y en perfecto estado. Tanto que la paseaban las enfermeras por la planta, para enseñarla porque era muy bonita. Ah, y algo muy importante, tenía un antojo de nacimiento grande de 6 a 8 centímetros en un muslo color café con leche. Mi madre apenas la tuvo. A la noche se la llevaron al nido a dormir, y a las 3:00 del día 11 le dijeron a mi madre que estaba malita y que avisara a un familiar, pero a ella no la dejaron bajar".

A su padre y a su abuelo les dijeron después que había muerto, pero que no podían verla. Tras mucho insistir, les enseñaron un cuerpo envuelto en vendas totalmente. En la clínica les dijeron que ellos se encargaban del entierro. Y firmaron todos los documentos relativos al fallecimiento. "Pero sólo eso porque mi padre era analfabeto y sólo sabia firmar, no leer". Tres días después, a su madre le dieron de alta sin ninguna documentación, "que tampoco pidió por encontrarse tan mal y porque pensó que no tenía que pedirla por haber muerto antes de inscribirla en el Registro".

Chari ha logrado que en el Registro de Cádiz le den " el cuestionario de criaturas abortivas rellenado por mi abuelo y firmado por mi padre. También tengo el acta de nacimiento y fallecimiento de mi hermana firmado por el ginecólogo que dice asistir al parto y es mentira, el encargado del registro civil y mi padre, en el que pone que mi hermana era prematura de 7 meses, cuando nació a término. Y tengo el certificado médico firmado por el ginecólogo donde dice que mi madre dio a luz a un feto hembra de 7 meses de gestación que falleció a las 20 horas de vida siendo la causa fundamental prematuriedad y la inmediata insuficiencia cardiorrespiratoria".

Ayer mismo, contactó con el hospital Puerta del Mar, para intentar conseguir el parte de ingreso por parto de su madre. Y es que Chari no va a parar hasta conseguir saber la verdad, qué ocurrió con su hermana y con tantos niños que dijeron que habían muerto.

"En Madrid me han dicho que hay más de 50 casos. Y en La Línea ya van por cinco. Yo he hablado con muchas personas y es cierto: en esa época vendían a los niños. Con 200.000 pesetas, o tenías para tres pisos o comprabas un niño".

Wikipedia

Resultados de la búsqueda

Google+ Followers